Dear Brothers and Sisters

Letters to the Faithful

 

OFFICE OF THE BISHOP

Dear Brothers and Sisters,
On Friday May 1, I had the extraordinary privilege to reconsecrate our diocese to the Blessed Mother under the titles Mary Mother of the Church, Our Lady of Lourdes, and the Immaculate Heart of Mary.  At the very time of the consecration, Governor Holcomb issued his “Back on Track” Roadmap to Safely Reopen Indiana.

What does this mean?  

We are planning for the eventual reopening of public liturgy, but we want to make sure we get this right, not rushed.  I ask for your continued patience as we refine our guidelines – and patience when we implement them.  For now, our current liturgical protocols (including the suspension of the public celebration of the Mass) will remain in place while we review Governor Holcomb’s multistage plan.

Our COVID19 Liturgy Task Force continues to examine appropriate ways to maintain access to the sacraments and safely reopen public worship.  The Task Force will now revise its work considering the governor’s latest guidelines and present it to the College of Consultors (a consultative group comprised of pastors) for review.  Following the review by the Consultors, we will present to all the priests of the diocese.  Our pastors and parish leadership will need time to absorb the protocols and be prepared.  

I will also communicate directly again with you, members of the faithful, so that you are aware of the broad outlines of our revised guidelines.  I do want to prepare you for a few items that are clear from the latest public health and government guidelines.  Although the Governor’s plan allows for indoor worship services to eventually convene, following specific social distancing guidelines, the strong preference is that places of worship continue to use virtual services. He further encouraged church leaders to ask those 65 and older, and those at elevated risk, to remain at home until at least May 24.  
Social distancing will be very new for us in our churches.  For some time, we will likely be wearing masks and staying further apart than is our standard practice.  Most parishes will likely have to limit the number of people we allow into the church for a given Mass. This will not be easy to absorb, but with a spirit of gratitude and patience, I have great confidence that we will get through these days.

The Holy Eucharist is the source and summit of the Catholic faith.  In the Eucharist, we receive the Body, Blood, Soul and Divinity of Jesus Christ. All of us deeply desire to return to our public celebration of the Mass, but we must do so in a manner that is responsible and within the context of the continuing health crisis.  
Stay tuned for more updates next week.  Please keep praying for all those suffering the effects of COVID19.  Let us pray for the continued intercession of Our Lady of Lourdes during these days for healing, comfort, protection and wisdom.  

 Jesus, I trust in you…
Your Servant,
The Most Reverend Robert J. McClory
Bishop of Gary
 



OFICINA DEL OBISPO
 
2 de Mayo de 2020    
Queridos hermanos y hermanas:  
El viernes 1 de mayo, tuve el privilegio extraordinario de reconsagrar nuestra diócesis a la Santísima Madre bajo los títulos de María Madre de la Iglesia, Nuestra Señora de Lourdes y el Inmaculado Corazón de María. En el momento de la consagración, el gobernador Holcomb emitió su plan para “regresar a la normalidad” para reabrir de forma segura Indiana.  
¿Qué significa esto? Estamos planeando la eventual reapertura de la liturgia pública, pero queremos asegurarnos de hacer esto de la manera correcta, sin apresurarnos. Les pido su continua paciencia mientras perfeccionamos nuestras normas, y paciencia para cuando sean implementadas. Por ahora, nuestros protocolos litúrgicos actuales (incluida la suspensión de la celebración pública de la Misa) permanecerán vigentes mientras revisamos el plan y las multiples etapas del gobernador Holcomb.  

Nuestro Equipo de Trabajo de Liturgia durante COVID19 continúa examinando formas apropiadas para mantener el acceso a los sacramentos y reabrir de manera segura el culto público. El Equipo de Trabajo ahora revisará las reglas teniendo en cuenta las últimas instrucciones del gobernador y las presentará al Colegio de Consultores (un grupo de consultores compuesto por párrocos) para su revisión. Después de la revisión hecha por los consultores, presentaremos la información a todos los sacerdotes de la diócesis. Nuestros pastores y líderes parroquiales necesitarán tiempo para absorber los protocolos y estar preparados.  

También me volveré a comunicar directamente con ustedes, miembros de los fieles, para que conozcan las reglas generales de nuestras instrucciones. Quiero prepararlos para algunos puntos que están claros en las últimas instrucciones de la salud pública y del gobierno. Aunque el plan del Gobernador permite que los servicios de culto publico se convoquen eventualmente, continuaremos utilizando las reglas específicas de distanciamiento social, la preferencia es que los lugares de culto continúen utilizando servicios virtuales. Animo aún más a los líderes de la iglesia a que les pidan a los mayores de 65 años y a aquellos con alto riesgo que permanezcan en sus hogares por lo menos hasta el 24 de mayo.  

El distanciamiento social será algo muy nuevo para nosotros en nuestras iglesias. Por algún tiempo, probablemente usaremos mascarillas y nos mantendremos más separados de lo que es nuestra práctica normal. Es probable que la mayoría de las parroquias tengan que limitar el número de personas que se permitirá que ingresen a la iglesia para una misa determinada. Esto no será fácil de comprender, pero con un espíritu de gratitud y paciencia, tengo la gran confianza en que podremos superar estos días.

La Sagrada Eucaristía es la fuente y cumbre de la fe católica. En la Eucaristía, recibimos el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesucristo. Todos deseamos volver a nuestra celebración pública de la Misa, pero debemos hacerlo de manera responsable y dentro del contexto de la continua crisis de salud.
Estén atentos para más actualizaciones la próxima semana. Por favor sigan orando por todos los que sufren los efectos de COVID19. Oremos por la continua intercesión de Nuestra Señora de Lourdes durante estos días por sanación, consuelo, protección y sabiduría.

Jesús, en ti confío ...
Su siervo,
El Reverendísimo Robert J. McClory
Obispo de Gary